NOTICIAS
¡Su mejor opción de salud en el este!


Cigarros electrónicos no son terapia recomendada por especialistas

The Lancet publicó en un estudio en el que se demuestra baja efectividad para dejar el cigarrillo
Para la FDA, algunas marcas contienen sustancias cancerígenas


Los cigarrillos electrónicos son una herramienta que se está posicionando en el estilo de vida de muchos fumadores y es un hecho que salta a la vista. Sin embargo, no se puede obviar el gran desconocimiento que hay en torno a su seguridad o eficacia, por tratarse de un producto tan reciente en el mercado. La seguridad de estos cigarros es uno de los puntos más polémicos. Hay muchas marcas y cada una tiene diferentes sustancias y sus cantidades varían. Las sustancias más comunes son el agua destilada, la glicerina vegetal, la nicotina (en algunos), así como el propilenglicol y las nitrosaminas. Estas dos últimas sustancias son identificadas como cancerígenas por la Agencia Americana de Medicamentos (FDA).

Por otro lado, los e-cigs, como le llaman popularmente, se han presentado a la población fumadora como una solución terapéutica para dejar este vicio, al permitir suministrar nicotina de forma controlada y mitigar la retirada del tabaco. Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, lograron probar, mediante un estudio que, de 289 personas, solo un 7.3% de fumadores reportaron abstinencia con los e-cig (solo 21 personas). Sobre estos resultados, el especialista en Neumología de la Torre Médica Momentum, El Dr. Ted Anthony Mitchelle asegura que el cigarrillo electrónico no debería ser considerado como opción terapéutica para dejar el cigarro. “Su consumo genera broncoespasmo, que se puede traducir como tos o sensación de ahogo a corto plazo. Es un producto relativamente nuevo por lo que la Organización Mundial de la Salud aún no tiene suficiente información, pero su uso no está avalado por la autoridad en salud mundial”, agrega.

¿Cambia una adicción por otra?
La psicóloga Desiree Lutz Phillips, de la Torre Médica Momentum, explica que la adicción es una forma de comportarse que refleja algo más; como alguna dificultad, carencia o incomodidad. “La adicción misma no es el problema. El problema es mucho más amplio, va más allá. Es solo un síntoma”, refiere la especialista. Para Lutz, hay posibilidades que le ayuden a la persona en su intento por dejar el fumado, no obstante, lo más importante es conocer los significados de la conducta adictiva y darle tratamiento a esto. De lo contrario, es muy probable que la persona fracase en su intento o que encuentre otra conducta adictiva como los cigarros electrónicos, que además imitan el aspecto y los rituales del cigarrillo convencional.

La FDA ha aprobado en los últimos años otros tratamientos de reemplazo de nicotina. Según el Dr. Harold Segura, psiquiatra, reducen los síntomas de abstinencia y son poco potenciadas para ser abusadas. Los chicles de nicotina, los parches de nicotina, el spray nasal y el inhalador de nicotina son productos que cubren necesidades de muchos fumadores y son igualmente eficaces, sin embargo no solucionan el estado de adicción. “Resultan un reemplazo de la nicotina”, concluye el especialista en adicciones de la Torre Médica Momentum.


OTRAS NOTAS: